Entrevista a Matías Orta sobre John Carpenter

Categoría: Uncategorized

http://3.bp.blogspot.com/-iMguLh7tHyE/UMUAcPj3NEI/AAAAAAAAAtE/bqjaenvBr6E/s300/Tapa-Encerrados7.jpg

El bueno de Matías Orta se hizo conocido por ser una de las firmas más longevas y visibles de la revista La Cosa. Hace un tiempo le encargaron hacer un libro sobre John Carpenter, que resultó ser el primero sobre el gran realizador editado acá en la Argentina. Dicho libro, además, viene acompañado de un prólogo de Israel Adrián Caetano y una entrevista al realizador de Fuga de Nueva York. Como si esto fuese poco, Orta hará el miércoles 8 de Mayo un curso dedicado al señor (para más información, clickear aquí). En fin, sin mayores introducciones, pasen y lean.

Dos  cuestiones. Primero decime como es que empezaste a plantearte la idea del libro y como es que empezaste a interesarte por la figura de Carpenter.

Bueno, empiezo respondiéndote lo segundo. Esto se remonta cuando era chico. Tenía ocho años y recuerdo haber visto Noche de Brujas y todo lo que me perturbó, sobre todo porque en todas las películas de terror y ciencia ficción que había visto hasta ese momento el monstruo moría y acá creo que es la primera vez que vi que no.

Además era un monstruo que no se sabía de dónde salía.

Claro y con la máscara blanca, inexpresiva. Y yo me acuerdo que después de eso empecé a ver más películas de terror, y más películas de Carpenter.

O sea que fue el primer “autor” que seguiste, o sea, el primer director que supiste que tenía un sello.

Si, Carpenter y Spielberg también. Respecto de porque empecé a escribir este libro fue cuando Mariano Gonzáles Achi, que es el responsable de la editorial Cuarto Menguante, me encargó escribirlo. Por un lado fue un encargo pero en alguna medida fue como algo inevitable porque yo sentía que tarde o temprano iba a escribir algo grande sobre Carpenter. Es más, yo mismo como crítico evité muchas veces en notas chicas escribir sobre directores como él porque pensé, capaz de una manera medio arrogante, que de esos realizadores iba a terminar escribiendo un libro. Así que bueno, cuando fue el encargo, desde febrero hasta mayo estuve escribiendo sobre este director hasta poder terminar esto. Fue una experiencia increíble.

Además este es el primer libro sobre Carpenter hecho en la Argentina.

Si, el primero, hay algunos en España, pero acá fue pionero y personalmente fue la oportunidad de volver a redescubrir cosas, rever películas que hace años no tenía vistas y de pronto sorprenderme con redescubrimientos.

¿Cuál fue la película que más te sorprendió en la revisión?. La que creías que era menor y después resultó una sorpresa.

Bueno, la que menos me gustaba de todas era Diario de un Hombre Invisible, de hecho la primera vez que la vi me acuerdo que la dejé sin terminar. Sobre todo porque Chevy Chase era un tipo que me producía rechazo.  O sea, de chico me encantaba y después, cuando crecí, lo empecé a odiar. Ahora me cae un poco mejor. Y cuando la volví a ver hace unos meses descubrí que la película tiene mucho de Carpenter, como por ejemplo la desconfianza a las autoridades, además de que tiene un final muy raro. O sea, es un final feliz pero al mismo tiempo extraño porque el tipo no se vuelve visible sino que la chica sigue conviviendo con una rareza digamos.

Ahora, es interesante la figura de Carpenter hoy porque se hacen todo tipo de remakes de sus películas. Se hizo remake de La Niebla, de Asalto al Precinto 13, de Halloween, de La Cosa se hizo una precuela basándose en la versión de Carpenter y no de Hawks, o sea, el tipo alimenta la industria pero él en sí está marginado de la misma. ¿Por qué te parece que pasa eso?.

Bueno, cuando uno investiga se descubre que el tipo ya no quiere seguir filmando, está medio retirado y siente que no tiene que demostrarle nada a nadie. Cuando lo entrevisté me dijo que hoy le gusta más la idea de jugar a la Playstation con su hijo que ponerse a filmar. Incluso lo han invitado a festivales como Mar del Plata o Stiges y no fue. Y con respecto a Hollywood, él siempre tuvo una relación rara con la industria. Estaba adentro, después se iba. La Cosa es de la industria, al igual que Starman, Rescate en  el Barrio Chino, pero después iba con lo independiente con Sobreviven y después volvía a la industria con Memoria de un Hombre Invisible.

Igual siempre estaba adherido al género. Sobre todo en el western. Algo que es raro a veces cuando mezcla el western con el terror. O sea, el terror es un género muy asociado a lo barroco, a lo recargado y el western va por el lado de lo despojado.

Claro genera ese terror muy seco, muy minimalista. Ya la segunda que es Asalto al Precinto 13 es directamente una versión encubierta de Río Bravo. Fantasmas de Marte también y Vampiros tiene mucho de Río Rojo. Bueno, Fuga de Nueva York también y es más, muchos de sus personajes son cowboys en un mundo que se está viniendo abajo.

Si, más que nada cowboys de un spaghetti western, tipos muy oscuros.

Si, seguro, bueno, eso en Fuga de Nueva York se muy bien no por nada ahí también aparece Lee van Cleef, que es muy común en esta clase de películas.

Vos hablaste de rasgos autorales de Carpenter. ¿Cuál es el rasgo que crees que une buena parte de su filmografía?.

Bueno, uno de los principales es el tema del encierro. De hecho, el libro se llama “Encerrados toda la noche”, es muy común encontrarse en su cine con personas encerradas ante una amenaza externa y que tienen que unirse. Digo, La Cosa, El Príncipe de las Tinieblas, Atrapada son ejemplos. El caso paradigmático es Asalto al Precinto 13 donde se tienen que unir delincuentes con policías. Otro rasgo también tiene que ver con la informidad del mal. En Carpenter el mal es más metafórico, no es un monstruo en general sino algo que avanza sin ninguna lógica y que se manifiesta de manera dispersa. El caso más fuerte es El Príncipe de las Tinieblas, que parece un capítulo de American Horror Story porque tenés un montón de monstruos de un montón de formas posibles. Bueno, el diablo ahí es un líquido verde. Otro tema es el rechazo a las autoridades. Esto se puede explicar porque el tipo se formó en los 60, una época especialmente convulsionada desde lo político: el asesinato de Kennedy, la guerra de Vietnam… todos hechos que hicieron pensar que las autoridades no eran muy confiables. Y esto lo llevó tanto a niveles de cine independiente como a niveles industriales. El caso más fuerte de esto es Sobrevivien, una sátira reaganiana terrible que va contra la ideología del consumo.

Eso me recuerda mucho a algo que dijo Romero y es que para él el terror de los 70 fue hijo de la guerra de Vietnam, porque eso generó mucha furia y el mejor género para vomitar esa furia fue el género de terror.

Sí, pero vos fijate que  hubo mucho terror así en los 70 pero mientras otros directores abandonaron ese tipo de películas políticas en los 80 él en cambio siguió con esta postura con películas como Christine. Fijate incluso que en Carpenter los adultos suelen ser muy inútiles, no se hacen cargo de nada y a veces sólo se disponen a frenar un mal cuando ya es demasiado tarde.

 Vos en el libro  tenés una entrevista con Carpenter. Contame un poco como la conseguiste.

Bueno, pudo darse porque en 2011 se estrenó Atrapada, y les conté a la gente de Distribution Company que distribuía la película que estaba haciendo este libro. Entonces los tipos agarraron y días después me llamaron y me dijeron que iba a ser posible la entrevista. Yo no te podía explicar mi alegría. De todas maneras, antes de empezar la entrevista me dijeron que no tenía que preocuparme si el tipo era muy seco en las respuestas porque el tipo era así con todos los medios, así que no me alarmara si era muy parco. Así que el primero de julio del 2011, fecha histórica… por lo menos en lo personal, lo entrevisté preparando algunas preguntas. Y al rato lo escuchamos a él.  El tipo se comportó como un caballero, me contestó todo y se notaba que la tenía clara, digo, ya habrá pasado por miles de situaciones así.

Y el mes que viene vas a dar un curso.

Voy  a dar un curso el miércoles 8 de mayo sobre John Carpenter y lo voy a abordar cronológicamente. Son cuatro clases, una con cada década. Arranca en los 70 con Dark Star, con esa pelota que es una especie de alien cómico, de hecho Dan O Bannon prácticamente co-dirigió Dark Star. Y después Asalto al precinto 13 y Halloween.

Ahora, también en los comienzos Carpenter ganó el Oscar.

Si, algo raro teniendo en cuenta que el tipo de perfil de películas que hace Carpenter no encaja para nada en los Oscar. Pero si, él hizo un corto muy simpático llamado La resurrección de Bronco Billy que habla sobre un cowboy moderno. Carpenter no lo dirigió pero hizo prácticamente todo lo demás, y bueno, está el tema del cowboy urbano ahí. El tema de Carpenter es que tampoco encaja con el Oscar porque me parece que en él también hay una suerte de reivindicación de un cánon medio incorrecto, o sea, sus películas preferidas son muchas de ciencia ficción de los 50, que no fueron muy tenidas en cuenta por la cinefilia más canónica. Además es interesante ver que Carpenter es un cineasta del new Hollywood sumamente clasicista, más que Scorsese, que De Palma, que Spielberg, él rechazó muchas veces la computadora y prefirió efectos especiales más artesanales, como se hacían en ese tiempo. Incluso esta cuestión de ser muy parco en las entrevistas parece venir de tipos como Hawks o como Ford, que en los reportajes eran muy lacónicos.

Hablame de la relación Carpenter-Russell-

Bueno, Russell había venido más que nada de una etapa Disney, identificado con un chico lindo, y después hizo una película que se llamaba La Torre donde hacía de francotirador. Cuando Carpenter lo agarró ya no era un “chico Disney” y lo llevó para hacer un biopic sobre Elvis. Russell no se parece mucho al cantante pero su actuación es tan buena que logró mimetizarse con el tipo. Es muy impresionante la interpretación de Russell en ese sentido. Y bueno, a partir de ahí viene La Cosa y Snake Plissken. Además hay algo medio de look que le dio a Kurt Russell que se parece mucho a Clint Eastwood en los spaghetti o en Harry, el Sucio, una cuestión cínica del personaje que no lo vuelve humorístico pero que es tan cretino que se vuelve gracioso. El final de Escape de Los Ángeles es buenísimo en ese sentido, es como un gran chiste negro.

¿Cómo trabajaste el libro?.

Mezcla mucho data con análisis. Comparando las películas con otras obras. En el capítulo de En la Boca del Miedo por ejemplo se habla mucho de Lovecraft. Digo, En la Boca del Miedo, sin estar basada en un libro de Lovecraft es la más lovecraftiana de las películas que se hayan hecho. Además el libro cuenta con un prólogo de Israel Adrián Caetano que es excelente. Caetano es fanático de Carpenter, de hecho hay películas de él como Un Oso Rojo que también funcionan como westerns urbanos. Y en el prólogo cuenta mucho de su relación de su director, cuenta un par de anécdotas personales, una muy buena por ejemplo relacionada con La Niebla.

Por último ¿alguna película de Carpenter preferida?.

En general con Carpenter nunca tengo una película preferida sino Top cinco que van variando. Si una de las que más me sorprendieron fue En la Boca del Miedo, que me pareció increíble sobre todo porque fue hecha en un momento del terror como fueron en los 90 en el que el género no andaba nada bien. De esa década también estaba Scream, pero esa es más en joda, la de Carpenter era mucho más seria y pesadillesca.  Y otra que defiendo muchísimo, sobre todo porque muchos ningunearon y hasta al propio Carpenter no le gusta mucho es Christine. Es interesante además como Carpenter se la apropia, porque en la novela de King hay una explicación de porqué el auto es diabólico y JC en cambio hace que ese mal surja de la nada, algo más propio de él.

Comments (4)

A esto se llegó en la crítica nacional, a que las notas se las hagan entre ustedes. El libro de Matías Orta es un desastre como análisis fílmico, como aporte de “data” (como él le dice) y como una mínima corrección en el uso de la escritura castellana: “en seguida” (¡y no me vengan con error tipográfico!). Quedará como el primer libro de Carpenter escrito en español, basta que salga uno para que inmediatamente ya no sea el mejor.

No se que querés decir con “entre ustedes” a Orta casi no lo conozco y venimos de dos revistas completamente diferentes (El Amante -Cine- por mi lado, La Cosa por el otro). Me dió curiosidad alguien que escriba por primera vez un libro sobre Carpenter que incluye entrevista al director y prólogo de Caetano y que ahora dicta un curso a través de A Sala Llena (que si, soy el editor de la página, pero no percibo ningún tipo de ganancia por los cursos, te aviso por si acaso).
Fue una cuestión personal más que nada porque soy fanático del director (algo que se puede chequear en este ensayo http://aprenderavercine.com/2013/03/443/) y no hay muchos en la crítica argentina que compartan el mismo entusiasmo.

Igual bienvenido tu comentario, al menos por ser la rareza de tratarse del más agresivo en la historia de la página (que sea un anónimo además le da un plus extraño). Supongo que alguna curiosidad eso tiene.

Saluddos.

Ah si, escribí “saludos” con dos D, error de tipeo.

Las críticas siempre son (o deberían) ser agresivas, en el buen sentido. Que es un desastre el libro, es así, lo compré con la mejor de las ondas y cuando lo leí de un tirón (lo único bueno que tiene) me sentí estafado. Por tal motivo no puedo creer que aparezca este libro como algo increíble, cuando en realidad no tiene ningún “feature” interesante más que por ser el primero de Carpenter en español. Quizás lo del principio salió agresivo pero como fan acérrimo de Carpenter me jode un poco ya que inflen este libro, cuando es un libro pobre sin bibliografía incluso, algo que me hace dudar de todos los datos que se “tiran”. En tu caso, me llama la atención que seas el Editor de ese sitio, ya que te ngo una imagen tuya respetable como redactor de El Amante y como docente (por comentarios esto último) porque muchas críticas de ahí salen con fritas: mal escritas, mal puntuadas, párrafos terriblemente asimétricos (uno súper con 20 líneas y después uno de 3 líneas), que se yo es mi opinión que puede no interesarle a nadie pero como hombre de los medios -no esperen que dé mi nombre y apellido porque tengo que laburar y me gusta laburar en la crítica- me molesta ver todo aquello que es hecho con desidia (la recurrencia en la pobre escritura es eso y no otra cosa) o que es sobre valorado cuando para ser crítico hoy existe la posibilidad de la perfección yendo a la Universidad o bien aprendiendo de los que escriben hace mucho caso de las revistas más clásicas como El Amante o muchos críticos surgidos que hoy aparecen en Radar, Ñ u otras publicaciones. Es eso, acusenme de troll o de rompehuevos pero opinión libre sin mala leche la que quise expresar.

Saludos

P.D.: Muy bueno el númerito de las “DD” y el mal tipeo 😉

Write a comment